jueves, 14 de mayo de 2009

Verdades y mentiras sobre la gripe porcina

Arnaldo Zenteno S.J.*
END - 19:13 - 13/05/2009

La gripe porcina o cochina ahora tiene un nombre “limpio” e inofensivo: Gripe A/H1 N1.Ya no se llama gripe porcina, pues los cerdos son cochinos. Pero este nombre “limpio” del A/H 1 N1 tapa una sucia realidad: que la gripe se originó en voracidad de las fincas transnacionales como la situada en Veracruz, México. Se trata de una explotación industrial de miles de cerdos hacinados y enclaustrados en almacenes llenos de excrementos, con una atmósfera infecta y calurosa. Y el contacto entre cerdos, aves de criadero y silvestres y microbios humanos, todo esto es el mejor caldo de cultivo para el brote y la combinación de cepas de los virus.

Al llamar la epidemia A/H1 N1 se desvincula a estas empresas de la cría industrial de cerdos, de ser los causantes de la epidemia. El precursor más cercano del virus de influenza porcina se detectó en granjas de Estados Unidos ya en 1998 (¡) recombinado con virus de gripe aviar y humana. (Silvia Riberio, La Jornada mayo 2009)
La gripe Porcina puede ser mortal para los humanos pero no es igual para todos. Esta gripe es muy selectiva pues mata más a los pobres, y esto es reflejo de nuestra realidad: 2 personas muertas en Estados Unidos y 49 en México. Este hecho real tapa otro hecho: Que una gran mayoría de los mexicanos son pobres, no están tan bien nutridos como los rollizos gringos y muchos mexicanos no tienen buena atención médica ni medicinas a su alcance. Y añadamos que en el D.F. la contaminación ambiental es extrema y sin duda favorece las enfermedades bronquiales. Una pregunta clave es ¿por qué algunos humanos somos tan vulnerables y otros no tanto?
La gripe porcina viaja en avión, y así selectivamente en Primera Clase o en Turismo puede llegar de México hasta China o a España o a Argentina. Pero ese hecho tapa otra realidad; y es que en México esa gripe también viaja en metro y en burro o caballo y puede llegar y ya llegó hasta Chiapas.

La enferma llegó tarde al Hospital y por eso se murió de la gripe porcina. Pero esa realidad tapa otra realidad: Que son los hospitales bien equipados y las medicinas adecuadas las que han llegado tarde a las zonas más pobres.

Esta enfermedad es peligrosa, y lo es si no se atiende bien y a tiempo. Pero un articulista decía tal vez con razón que son más peligrosos los cerdos de traje… o sea todos los que se enriquecen con las enfermedades de los pobres. Pensemos en los grandes laboratorios que tienen la exclusividad de los antivirales, y en el caso del Sida de los retrovirales, y también de la comercialización de las vacunas.

La gripe porcina es una gripe que se puede trasformar en epidemia o en pandemia. Pero ese hecho y ese peligro tapa otro hecho más grave: que la epidemia del lucro y de la ganancia sin medida es mortal y no es que pueda ser pandemia, sino que ya lo es en todo el mundo. Pensemos de nuevo en los 4 grandes laboratorios que poseen los antivirales y de las vacunas.

Cuba injustamente discrimina a los mexicanos, al suspender los vuelos procedentes de México, pero ese hecho real tapa otro hecho más grave y del cual Cuba tiene que defenderse: De acuerdo a informes desclasificados Cuba ha sido víctima de agresiones químicas y bacteriológicas de parte de la CIA en 1961-62, y en 1981 Cuba se vio afectada por un dengue particularmente virulento y se cree que fue fruto de una operación norteamericana encubierta. Por todo esto y por su grave situación económica Cuba con razón tomó medidas preventivas más estrictas.

Se afirma que el gobierno mexicano llegó a tiempo y ha actuado muy correctamente, y por eso la gripe porcina no ha llegado a ser epidemia. Esto último es cierto, pero en gran parte se debe a la disciplina con que la mayor parte de la población ha tomado las medidas preventivas. Pero este hecho tapa otro hecho muy grave que desde los años 50 en México se cerraron centros muy importantes de investigación de epidemias y que en los 90 ya México había sido advertido por la OMS del peligro de este tipo de epidemias. Y tapa otro hecho grave: que desde enero-febrero brotó en la Gloria (¡qué Gloria!) Veracruz el 1er. brote de esta epidemia, y hasta abril se dio la señal de alerta general.

El gobierno mexicano subsidia con mil millones de pesos a los criadores industriales para que se repongan de las pérdidas económicas de la epidemia que ellos provocaron. No la provocaron los criaderos campesinos con sus pocos cerdos y separados unos de otros. Se premia a los que la provocan (Silvia Ribeiro, la Jornada).

La gripe porcina-cochina es grave, pero mientras ponemos nuestra atención en ella, se olvida o pasa a segundo plano el hambre del pueblo y la crisis económica mundial causada por los más poderosos capitalistas y sus inhumanos principios: el Lucro, y el dios del libre comercio sin límites.

Con naturalidad se anuncia que se gastan trillones de dólares (miles de miles de millones de dólares-algo que escapa a la imaginación) para “salvar” al sistema financiero capitalista corrupto. Con naturalidad se habla del buen servicio y de las ganancias millonarias de las compañías farmacéuticas. Y simultáneamente se dan unas “limosnas” para proyectos serios de agua potable, equipamiento adecuado y medicinas para los hospitales de los países más pobres del Tercer Mundo.

La desigualdad, pobreza e injusticia. Por último es verdad que son muy importantes y necesarias las medidas inmediatas de prevención de la epidemia, pero hay que ir a la raíz, a las causa. Por un lado está la voracidad de las granjas transnacionales, el macronegocio de la comercialización de las medicinas y de las vacunas. Pero por otro lado está la desigualdad, la pobreza, la desnutrición, las condiciones tan negativas ambientales y de higiene y de los sistemas de salud. De fondo esto nos hace tan vulnerables.

Como cristianos nos toca participar activamente en todas las medidas preventivas, e irnos apropiando de la medicina natural preventiva, pero también nos toca trabajar --junto con otros-- por erradicar la vulnerabilidad que proviene de la injusticia. Tenemos que denunciar las causas de esta epidemia. Lo que en verdad es sucio, porcino o cochino, no son los cerdos, sino la tremenda injusticia de este sistema capitalista neoliberal salvaje y totalmente inhumano. Y dentro de esta situación luchemos por crecer en la solidaridad: todos nos preocupamos de todos, todas-todos disciplinadamente asumimos las medidas preventivas y ojalá todas y todos asumamos un compromiso más serio por erradicar la pobreza y la injusticia. Y todo esto vivido con pasión y con esperanza.

*Mesa de Participación Ciudadana
Comunidades Eclesiales de Base (CEB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada