martes, 5 de mayo de 2009

¡Qué poca memoria!

Argentina renovó su decisión de impedir que aterricen en Buenos Aires vuelos procedentes de México, que motivó a un influyente periodista con fuertes lazos bonarenses a escribir cómo le dolía la decisión de sus amigos. En Chile, como describió otro importante columnista, al equipo que es el arquetipo de la nacionalidad mexicana, las "Chivas" del Guadalajara, "los revisaron como si fueran leprosos, o peor aún, enemigos invasores" al llegar a Santiago, y para colmo, los insultaron en las calles. Cuba y Perú tampoco quieren que les lleguen mexicanos, por ahora, y en Israel decidieron que el virus tenía que llamarse "influenza mexicana".

Es una tragedia nacional. ¿Cómo al país que abrió sus puertas sin condiciones a los exilios de las dictaduras le hacen esto? ¿Cómo nos tratan los chinos de tan fea manera cuando México votó para que entraran a Naciones Unidas pese a las amenazas de Richard Nixon? ¿Y no se acuerdan los cubanos qué país los defendió del imperialismo norteamericano cuantas veces los quiso aplastar en América Latina? Qué poca memoria.
(...)
En abril de 2007, el presidente Felipe Calderón suscribió con el entonces presidente George W. Bush y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), que fue un acuerdo ejecutivo trinacional en varios rubros, uno de los cuales desarrollaba "El Plan Norteamericano para una Influenza Aviar y Pandémica".

En el capítulo quinto de ese plan, se establece la soberanía para cada país de imponer los controles fronterizos que considerara pertinentes y pedirían al país donde se hubiera dado el brote epidémico que verificara la salud de los pasajeros en aviones antes de salir del país para evitar que viajaran acompañados de la infección, con el propósito de reducir las posibilidades de contagio. Todavía más profuso, el documento establece: "Debido a que algunos viajeros sin síntomas que están incubando la influenza podrían presentar los síntomas mientras van viajando, la efectividad de una observación general puede ser mejorada si se adopta un enfoque de varias capas que incluya vigilancia antes de partir de viaje, durante el trayecto y en el momento de la llegada, mediante un aislamiento apropiado y medidas de cuarentena para individuos que se sospeche de estas infectados y con aquellos con quienes tuvo contacto que pudieran haber estado expuestos". Es decir, lo que hizo China persiguiendo a todos los más de 300 pasajeros del vuelo de Aeroméxico que aterrizó en Shanghai con un mexicano infectado, no es nada más de lo que México habría hecho con los chinos si la contingencia fuera inversa.

(...)

Cinco expertos en enfermedades animales en Estados Unidos, están por publicar un ensayo de nueve páginas en la revista especializada Veterinary Microbiology (Veterinaria Microbiológica), donde revelan que en verano de 2007, en un condado del estado de Ohio, en el cinturón industrial de aquella nación, se presentó este virus.

"En agosto de 2007 puercos y personas resultaron clínicamente afectados por una enfermedad de tipo influenza mientras atendían una feria en un condado de Ohio. El virus de influenza A fue identificado de puercos y personas, y el virus aislado fue caracterizado como

(virus) porcino H1N1, similar a los virus porcinos que actualmente circulan entre la población de cerdos en Estados Unidos", arranca el texto, que terminaron de escribir casi siete meses antes del brote epidémico.

Si la mutación del virus de los puercos a los humanos, en realidad no era algo inédito, ¿por qué no se hizo nada, como desarrollar vacunas preventivas para algo que estaba creciendo?¿Por qué las autoridades responsables en México no fueron más diligentes cuando se dio el primer brote en Veracruz y la primera muerte en Oaxaca?

TRIBUNA: RAYMUNDO RIVA PALACIO

Nota completa en:
http://www.elpais.com/articulo/internacional/poca/memoria/elpepuintlat/20090505elpepuint_2/Tes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada