miércoles, 13 de mayo de 2009

Científicos tras los secretos de la nueva gripe

DIEGO CEVALLOS. MÉXICO .-Científicos del mundo buscan descifrar el virus A/H1N1 y elaborar una vacuna, mientras otros rastrean su origen para combatirlo con eficacia.

porc3.jpg

Análisis microscópicos indican que la cepa bautizada inicialmente como porcina es un subtipo del virus de influenza tipo A, que contiene material genético de cepas porcina, humana y aviar, que mutan y se recombinan fácilmente. Esto lo vuelve potencialmente peligroso.

El laboratorio de microbiología de la Agencia de Salud Pública de Canadá dio un paso adelante al anunciar el 6 de mayo que había decodificado la secuencia genética de tres muestras del A/H1N1 tomadas en ese país y en México.

“Este virus ya existía. Ha venido mutando y seguirá mutando. Mi hipótesis es que estamos frente a varios subtipos del A/H1N1”, dijo a Tierramérica el neumólogo Fernando Cano, ex director del estatal Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias de México (INER).

porc4.jpgHay casos documentados de influenza porcina en humanos desde 2005, entre ellos uno no mortal que contagió a 12 personas en una feria de cerdos en el nororiental estado estadounidense de Ohio, indicó Cano, coordinador de la cátedra de bioética y medicina clínica patrocinada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Los análisis a esas personas revelaron que 60 por ciento de ellas tenían anticuerpos contra esa influenza, relató Cano, ex director de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Según Cano, el virus de Ohio sería uno de los antecesores del actual.

por2.jpg

Eduardo Sada, jefe de investigaciones en microbiología del INER, ubica la génesis del A/H1N1 aún antes de 2005. Hay reportes científicos de 1957 y de 1977 sobre gripes porcinas en humanos, dijo a Tierramérica.

“Seguramente el virus original y el actual circularon en baja proporción desde hace varios años” hasta que “algo que aún desconocemos” los activó y generó entonces la epidemia, declaró.

Asegurar que en México se originó este subtipo A/H1N1, cuya presencia se extiende por más de 20 países, es de momento sólo especulación, coincidieron Cano y Sada.

El primer caso confirmado del nuevo virus se ubicó en la pequeña y pobre comunidad de La Gloria, en el sudoriental estado mexicano de Veracruz. Entre mediados de marzo e inicios de abril se registró allí, a unos 10 kilómetros de una granja de cerdos, un raro brote de influenza que afectó a 600 personas.

Muestras médicas de los enfermos de La Gloria se enviaron a laboratorios en Estados Unidos y Canadá. En una de ellas, la de un niño de cinco años que presentó síntomas el 1 de abril y se curó con medicamentos no especializados, se detectó el nuevo virus, dijo un reporte difundido el 23 de abril.

Ese mismo informe, del Laboratorio Nacional de Microbiología de Canadá, confirmó que una mujer fallecida de neumonía el 13 de abril en el sureño estado mexicano de Oaxaca y que al parecer no había tenido ningún contacto con La Gloria, también había contraído el virus.

Pero no eran los únicos casos. En California, limítrofe con México, había otros contagiados.

En San Diego, el 30 de marzo un niño cayó en cama con una enfermedad respiratoria “atípica”, pero se curó sin mayores problemas.

Algo similar sucedió poco después con una niña en la localidad vecina de Imperial.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta, en el sudoriental estado de Georgia, revisó muestras de ambos y confirmó la presencia del nuevo A/H1N1.

En 1999, personas jóvenes y cerdos murieron en Malasia atacadas por un extraño virus.

Se pensó que se trataba de “encefalitis japonesa”, que se transmite por un mosquito que pica a cerdos y humanos.
http://www.rdnoticias.com/absolutenm/templates/?a=1027&z=31

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada