miércoles, 20 de mayo de 2009

Granjas Carroll de México SA, negro historial

por regina martínez/ apro
09 Febrero 2006
* Denuncian grave contaminación ecológica en Veracruz
* En EU se le acusó de más de 22 mil violaciones ambientales
Jalapa, Ver., 8 de febrero (apro).- La estadunidense compañía Smithfield ya opera en esta entidad, sin embargo, su historial está marcado por castigos judiciales que vienen desde 1985.
Justo en esa época, la firma fue expulsada de Carolina del Norte, luego que un juez le impuso el castigo civil más grande por violación al “Acta del agua limpia del río Pagan”, en el estado de Virginia.
Posteriormente, en 1996, los directivos de Smithfield fueron sancionados por falsificar y destruir muestras, así como por descarga intencional de agua tóxica en el río Pagan, acciones que resultaron en una sentencia de 18 meses de prisión y una sanción de 12.6 millones de dólares, refirió el diputado perredista Atanasio García Durán.
No obstante el oscuro historial de Smithfield Company --recientemente el estado de Virginia acusó a la empresa por más de 22 mil violaciones ambientales--, bajo la denominación de “Granjas Carroll”, y con la anuencia de las autoridades estatales, se vino a instalar en el Valle de Perote, cercano a la capital del estado.
Granjas Carroll de México SA, explicó el legislador perredista, es una empresa estadunidense dedicada a la industria porcícola, y mantiene vinculación con la transnacional Smithfield Company, cuyos antecedentes en este país también han sido negativos, como sucedió en Puebla y ahora se repite en Veracruz.
A través de la petición de pobladores de varias comunidades de los municipios de Jalacingo y Perote -- donde operan estas granjas desde mediados los noventa--, el legislador se dio a la tarea de investigar la problemática social y ambiental de esa región veracruzana, ya que le reportaron afectación de lagunas, mantos acuíferos y tierras dedicadas a la agricultura.
Suman 42 los criaderos "Es un grave problema ecológico el que está causando esta empresa", subrayó, ya que ha invadido el Valle del Cofre de Perote con 42 sitios o centros de naves, donde se producen 800 mil cabezas de cerdos, lo que ha originado una sobreexplotación de los mantos acuíferos, aunado a que ahí mismo son arrojados “desechos sobre desechos”.
Es decir, explicó, "el agua con que bañan a los cerdos, revuelta con excremento, orina, desechos químicos y antibióticos es arrojada a las lagunas, filtrándose y reciclándose en el subsuelo", y pese a que los directivos de Granjas Carroll pretextan que cuentan con tecnología que impermeabiliza y no permite la filtración, "eso es una falacia".
Evidentemente, aseguró, "no hay tal capa, y sí filtración de aguas negras que parecen petróleo, las cuales incluso están a cielo abierto y desprenden un olor insoportable".
Por la explotación intensiva que promueve esta industria, dijo, "muere un gran número de cerdos.
Estimo al menos 20 animales diarios por nave", cuerpos que son depositados en la parte trasera de las 1 de 2 granjas. "Tienen fosas completamente llenas y ahí se descomponen, bajo nubes de moscas y larvas".
Detalló que durante el recorrido que realizó apenas este martes con el delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Francisco Briceño Cortés, y pobladores de las comunidades afectadas, se suscitó un altercado con el personal de vigilancia de la empresa, que trató de impedir la inspección de las áreas aledañas a las granjas.
Debido a ello, en conferencia de prensa, los directivos de esta empresa, representada por el gerente de relaciones públicas, Tito Tablada, presentaron una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos por Servidores Públicos, de la Procuraduría local, en contra de Atanasio García Durán, por el supuesto delito de abuso de autoridad.
Según el representante de Granjas Carroll, "pese a que el 9 de diciembre habíamos invitado al diputado a visitar las instalaciones, no llegó a la cita, y después nos enteramos que ese mismo día había ingresado sin autorización y con vehículos".
Por su parte, el asesor jurídico de la empresa, José Vargas Ruiz, refirió que independientemente de que García Durán haya sido invitado o no a ingresar a las instalaciones de Granjas Carroll, "la manera en que lo hizo violenta el marco legal, de manera que al hacer caso omiso de las disposiciones, se procedió a denunciarlo".
Vigilancia de Profepa
Sin embargo, el legislador apuntó que en el recorrido realizado con la Profepa, "se constató lo denunciado", y aseguró que nunca ingresaron a las instalaciones de la empresa, "porque para tener testimonios no se necesita entrar, eso está alrededor y en la parte trasera; desde el exterior tomamos las evidencias".
Durante el recorrido que hicieron por varios poblados para entrevistarse con los vecinos, mencionó, "nos persiguió uno de los vigilantes de las granjas, y así llegamos a Totalco, donde nos reuniríamos con un grupo de afectados a la orilla de la carretera. Luego aparecieron tres guardias, uno de ellos blandiendo un garrote y, a manera de intimidación, comenzaron a grabarnos".
Ahí se dio el altercado, cuando los pobladores exigieron a los empleados de la empresa que se identificaran.
"Les pidieron dejaran de filmar, no lo hicieron y se dio un jaloneo, sobre todo cuando uno de ellos amenazaba a la gente con el garrote. Los agresores fueron ellos y no nosotros, que simplemente estábamos haciendo uso de nuestros derechos constitucionales".
Insistió en que pese a la demanda, continuarán denunciando “esta agresión física, el bloqueo a nuestros derechos de reunión y, sobre todo, el daño ambiental que se está ocasionado a la zona".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada