jueves, 7 de mayo de 2009

Las epidemias azotan a los pobres

Las epidemias y las enfermedades son parte de la naturaleza pero su difusión y grado de contagio tienen que ver con las sociedades en las que se desarrollan. En los países pobres es donde fácilmente se incuban y expanden las epidemias, debido a la falta de sistemas de drenajes, a la existencia de aguas negras y basureros a cielo abierto, a la falta de agua potable y de higiene. En estos países las grandes empresas trasnacionales pueden instalar plantas sin controles que protejan el medio ambiente y así contaminan y enferman a poblaciones enteras.

Además, los países pobres invierten poco en salud y menos si se encuentran atados a los dictados del Fondo Monetario Internacional o del Banco Mundial.

Los años de neoliberalismo económico, en los que muchos gobiernos debieron gastar menos en salud y en infraestructura, son los del renacimiento de antiguas plagas que se suponían erradicadas. En los años pasados volvió el dengue, el cólera y la fiebre amarilla a la mayoría de Latinoamérica. Actualmente en Argentina hay un brote de dengue que oficialmente afecta a 23 mil personas, aunque según Ariel Umpierez, de la Organización Médicos sin Banderas, existen 100 mil casos .

En los años 90, el cólera azotó a Perú y bajó a Bolivia y Argentina. Hubo cientos de muertos, si no es que miles. En Perú, la organización barrial y comunitaria permitió hacerle frente, porque la gente pudo conocer las causas del mal y tomaron las medidas de higiene pertinentes, difíciles de aplicar ya que los gobiernos no habían construido la infraestructura necesaria para contar con agua potable y para deshacerse de las aguas negras.

La revolución socialista, que transformará las estructuras económicas de los países oprimidos, traerá consigo y hará una realidad el derecho a la salud de los pueblos.

http://www.movimientoalsocialismo.com.mx/index.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada